Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

17 de junio de 2011

Opresión absoluta de la mujer en Arabia Saudí


Un grupo de mujeres en Arabia Saudí han desafiado a la monarquía teocrática reinante promoviendo la desobediencia a la ley que les prohíbe conducir. Este es una de las innumerables discriminaciones que sufren a diario por seguir la doctrina de un beduino. La Sharia o ley islámica es la base del sistema legal y judicial saudí y se interpreta de forma literal según considere la jerarquía religiosa, que no hace falta decir que es extremadamente utraconservadora.
Según la organización de derechos humanos Human Rights Watch que ha estudiado la legislación del país, una mujer saudí es básicamente menor de edad puesto que todas las mujeres, sin distinción de edad ni condición, deben tener un tutor masculino (su padre, esposo o incluso lo más absurdo, su propio hijo). Este tutor tiene que autorizar que puedan viajar al exterior o simplemente recibir atención médica. Vamos, que si un marido o un hijo se enfada con su familiar con negarle asistencia médica cuando enferme pues asunto arreglado. Las mujeres tampoco pueden inscribir a sus hijos en una escuela. Ni tampoco pueden preguntar a los profesores sobre el rendimiento académico de los hijos sin la autorización expresa del padre, aun en caso de que la pareja se haya divorciado previamente.
Por supuesto, las mujeres también necesitan el permiso de sus familiares tutores masculinos para poder estudiar, trabajar o contraer matrimonio. Este poder absoluto permite a los tutores todo tipo de abusos y violencia familiar. En caso de diferencias con el tutor a las mujeres se les pone grandes trabas para poder iniciar una demanda judicial o simplemente poder ser escuchadas en un tribunal sin un tutor legal.
En resumen, Arabia Saudí es una cárcel opresiva para cualquier persona de sexo femenino y dicho comportamiento como está avalado por la palabra divina no puede ser alterado y ni siquiera puede ser puesto en duda. Pero claro, como la religión siempre merece el mayor de los respetos, pues mujeres saudíes a seguir aguantando.

2 comentarios:

  1. Siempre he pensado porque ese miedo a la mujer? porque esa obsesion de discriminar,oprimir,y segregar a la mujer? la unica respuesta que me asalta es SON MEJORES,MAS INTELIGENTES,Y MAS BUENAS, que los hombres.

    ResponderEliminar
  2. Quizás tengas razón Clavijo, pero yo más bien sospecho que como la religión organizada apareció como un muy buen método de control por parte del poder, dentro de las primeras estructuras jerárquicas, que estaban fuertemente ligadas a la fuerza bruta, las mujeres tanto por su constitución física natural como por sus impedimentos ligados a la maternidad quedaron fuera casi automáticamente de la élite dirigente y por tanto susceptibles de ser manipuladas y discriminadas.

    ResponderEliminar