Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

6 de octubre de 2010

Premio Nobel de Medicina

Acaban de otorgar el Premio Nobel de Medicina al fisiólogo británico Robert Edwards por el desarrollo de la técnica de fecundación in vitro que ha permitido el nacimiento de millones de niños de padres con problemas de fertilidad. Como no puede ser de otra manera,la santa iglesia católica, por boca del canciller de la Academia Pontificia para la Vida, ha lamentado dicho galardón porque choca frontalmente con la moral judeo-cristiana emanada de una zarza ardiente, la cual le habló a un esclavo egipcio hace algunos miles de años. Lo primero es indiciar que dicho canciller, monseñor Carrasco de Paula, no es un científico aunque el nombre de la academia (que no puede ser casual sino muy probablemente premeditado porque la Iglesia no da puntada sin hilo) induzca a cierta confusión. Así dicho prelado puede hablar de Ciencia como si tuviera conocimiento de causa y robar protagonismo al eminente científico. Después sus declaraciones, como la de todos los acólitos obsesionados por los dictados divinos, vuelven a los gastados argumentos de que los óvulos fecundados por dicha técnica que se desechan o desaprovechan en los congeladores son personas completas con todos sus derechos y por tanto no pueden ser abandonados o usados. Vamos la misma falacia de siempre, una semilla es igual que un árbol centenario porque una voz en mi cabeza o en la del Papa así lo ha asegurado. Si por ellos fuera seguiríamos sin poder vacunar a los niños porque como asegura la Biblia, Dios misericordioso nos envía de vez en cuando plagas a nosotros pobres pecadores, para que volvamos al buen camino. ¿Y quien somos nosotros para ir en contra de los designios divinos?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario